Servicio

  • Prueba de dureza

    Prueba de dureza La prueba de dureza evalúa el impacto del metal o la aleación en la indentación permanente, y se mide la profundidad o el tamaño de la muesca para determinar un valor de dureza. Hay varias pruebas de dureza diferentes y usamos los métodos Brinell, Vickers y Rockwell.

    Fuga de flujo magnético (MFL)

    La fuga de flujo magnético es un método magnético de prueba no destructiva que se utiliza para detectar la corrosión y las picaduras en estructuras de acero. Normalmente elegimos este método para probar tuberías. El principio básico es que se utiliza un imán poderoso para magnetizar el acero. En las áreas donde hay corrosión o falta metal, el campo magnético "gotea" del acero. En una herramienta MFL, se coloca un detector magnético entre los polos del imán para detectar el campo de fuga. Los analistas interpretan el registro gráfico del campo de fugas para identificar las áreas dañadas y estimar la profundidad de la pérdida de metal.

    Prueba de impacto

    Las pruebas de impacto miden la capacidad del material para absorber energía cuando se fractura a alta velocidad. Esto da una indicación de la "dureza" del metal y, por lo general, se emplean dos métodos para las pruebas de impacto, Charpy o Izod.

    Pruebas de tracción

    La prueba de tensión, o prueba de tensión, se utiliza para determinar el comportamiento del metal cuando se tira de él. Las pruebas de tracción pueden medir la resistencia de rendimiento, la resistencia de prueba y la resistencia a la tracción final. Tenemos una gama de máquinas de ensayo de tracción y podemos aplicar cargas desde unos pocos newtons hasta 1,000 kilo newtons, y realizar pruebas hasta 600 ° C.

    Pruebas de ultrasonidos (UT)

    Las pruebas ultrasónicas son una familia de técnicas de pruebas no destructivas basadas en la propagación de ondas ultrasónicas en el objeto o material probado. En las aplicaciones UT más comunes, las ondas de pulso ultrasónicas muy cortas con frecuencias centrales que van desde 0.1 a 15 MHz, y en ocasiones hasta 50 MHz, se transmiten a los materiales para detectar fallas internas o para caracterizar los materiales.

  • Forja a cielo abierto

    En la forja a troquel abierto, un martillo golpea y deforma la pieza de trabajo, que se coloca en un yunque estacionario. La forja a troquel abierto recibe su nombre del hecho de que las matrices (las superficies que están en contacto con la pieza de trabajo) no encierran la pieza de trabajo, lo que permite que fluya, excepto cuando las matrices entran en contacto con ellas. Por lo tanto, el operador necesita orientar y posicionar la pieza de trabajo para obtener la forma deseada. Las matrices suelen ser de forma plana, pero algunas tienen una superficie especialmente diseñada para operaciones especializadas. Por ejemplo, una matriz puede tener una superficie redonda, cóncava o convexa o ser una herramienta para formar orificios o ser una herramienta de corte. Las piezas forjadas a troquel abierto se pueden transformar en formas que incluyen discos, cubos, bloques, ejes (incluidos ejes de paso o con bridas), mangas, cilindros, planos, hexes, rondas, placas y algunas formas personalizadas. La forja a troquel abierto se presta para tiradas cortas y es apropiada para trabajos de arte y trabajos personalizados. En algunos casos, la forja a troquel abierto puede emplearse en lingotes de formas rugosas para prepararlos para operaciones posteriores. La forja de matriz abierta también puede orientar el grano para aumentar la resistencia en la dirección requerida.

    Forja estampada

    En la forja de estampación, el metal se coloca en una matriz que se asemeja a un molde, que está unido a un yunque. Por lo general, la matriz de martillo también tiene forma. Luego, el martillo cae sobre la pieza de trabajo, lo que hace que el metal fluya y llene las cavidades del troquel. El martillo está generalmente en contacto con la pieza de trabajo en la escala de milisegundos. Dependiendo del tamaño y la complejidad de la pieza, el martillo se puede soltar varias veces en rápida sucesión. El exceso de metal se exprime hacia afuera de las cavidades del molde, formando lo que se conoce como "destello". El flash se enfría más rápidamente que el resto del material; Este metal frío es más fuerte que el metal en la matriz, por lo que ayuda a evitar que se forme más flash. Esto también obliga al metal a llenar completamente la cavidad del troquel. Después de forjar, se retira el flash.

    Forja molesta

    La forja molesta aumenta el diámetro de la pieza comprimiendo su longitud. Basado en el número de piezas producidas, este es el proceso de forja más utilizado. Algunos ejemplos de piezas comunes que se producen con el proceso de forjado en mal estado son válvulas de motor, acoplamientos, pernos, tornillos y otros sujetadores.

  • Rectificado sin centro

    El rectificado sin centros es un proceso de mecanizado que utiliza corte abrasivo para eliminar el material de una pieza de trabajo. El rectificado sin centros difiere de las operaciones de rectificado centradas en que no se utiliza ningún husillo o accesorio para ubicar y asegurar la pieza de trabajo; la pieza de trabajo está asegurada entre dos muelas abrasivas giratorias, y la velocidad de su rotación entre sí determina la velocidad a la que se retira el material de la pieza de trabajo.

    Perforación de agujeros profundos (DHD)

    El taladrado profundo es una técnica de medición de tensión residual que se utiliza para medir tensiones enclavadas y aplicadas en materiales y componentes de ingeniería. DHD es una técnica de relajación de esfuerzos mecánicos semi-destructivos (MSR, por sus siglas en inglés), que busca medir la distribución de esfuerzos a lo largo del eje de un agujero de referencia perforado. El proceso es único en su capacidad para medir tensiones residuales a nivel microscópico con una penetración de más de 750 milímetros (30 pulgadas), sin la destrucción total del componente original. El DHD se considera profundo en comparación con otras técnicas de perforación de orificios, como la perforación de orificios centrales.

  • Recocido

    El recocido, en metalurgia y ciencia de los materiales, es un tratamiento térmico que altera las propiedades físicas y, a veces, químicas de un material para aumentar su ductilidad y reducir su dureza, haciéndolo más viable. Implica calentar un material por encima de su temperatura de recristalización, mantener una temperatura adecuada y luego enfriar. En el recocido, los átomos migran en la red cristalina y el número de dislocaciones disminuye, lo que produce un cambio en la ductilidad y la dureza. A medida que el material se enfría se recristaliza. Para muchas aleaciones, incluido el acero al carbono, el tamaño del grano cristalino y la composición de la fase, que en última instancia determinan las propiedades del material, dependen de la velocidad de calentamiento y enfriamiento. El trabajo en caliente o el trabajo en frío después del proceso de recocido alteran la estructura metálica, por lo que se pueden usar tratamientos térmicos adicionales para lograr las propiedades requeridas. Con el conocimiento de la composición y el diagrama de fases, el tratamiento térmico se puede utilizar para ajustar entre más duro y más quebradizo, más suave y más dúctil.

    Endurecimiento y revenido

    Los dos procesos principales de endurecimiento y revenido pueden dividirse en cuatro pasos principales. Primero, una pieza de acero se calienta gradualmente hasta que alcanza una temperatura superior a la temperatura crítica del acero. Luego, el acero se apaga, generalmente en agua o aceite (aunque a veces se usan otras soluciones, como soluciones de salmuera o hidróxido de sodio, para lograr un resultado particular). El acero ahora está en esa dureza máxima dada de la aleación, pero como se discutió anteriormente, también es quebradizo. En este punto, el temple generalmente se realiza para lograr un equilibrio más útil de dureza y dureza. El acero se calienta gradualmente hasta que se dibujan los colores de temple deseados, generalmente a una temperatura significativamente más baja que el punto crítico del acero. Los diferentes colores en el espectro de temperamento reflejan diferentes balances de dureza a tenacidad, por lo que los diferentes niveles de temperamento son apropiados para diferentes aplicaciones. El acero se vuelve a enfriar para "arreglar" el temple al nivel deseado. Un herrero o trabajador metalúrgico con talento puede ajustar el rendimiento de una herramienta o elemento de acero precisamente a lo que se requiere, basándose únicamente en la observación cuidadosa de los colores de temple. Una representación visual de este proceso puede hacer que el concepto sea más fácil de entender.

Información requerida

Escriba su mensaje por favor
Descargar standard
CONTACT PERSON
Florence Tang
Deje un mensaje:
Conecta ahora
Dirección detallada:
Room 1003, Building 22nd, Zhongcheng Lijing Xiangshan, No. 239, 2nd Part of Wanjiali Middle Road, Changsha, Hunan, China
HOJA INFORMATIVA

Inscríbete en el último catálogo, nuevo diseño y promoción.

Síguenos